¿Por qué resulta difícil deshacernos de lo que no nos sirve?

4 pasos para cambiar (3).jpg

En un post anterior os hablaba de los enemigos del orden. Hoy me centro en uno de ellos, probablemente el + complejo, el que más dudas nos plantea, al que nos cuesta más enfrentarnos.  Ese enemigo que está íntimamente ligado con lograr mantener nuestras cosas en orden, con lograr darle a cada cosa su lugar.

Es un paso inevitable para poder organizar cualquiera espacio de nuestra casa, desprendernos de lo que no nos es de utilidad. De eliminar lo que ya no tiene valor, para quedarnos con lo que lo tiene en esta etapa de nuestra vida. Parece tan simple pensar que si no me es útil, porque no donarlo o regalarlo a alguien que lo necesite. Pero, parece que no lo es tanto.

Con el tiempo me he dado cuenta que tratar de organizar todo lo que tenemos es improbable. Que acumular objetos innecesarios me roba tiempo, me resta espacio y elimina la armonía de mi hogar.

Seamos sinceras no es posible encontrar un espacio óptimo para todo lo que tenemos. Si lo que pretendemos es guardar las cosas bien y no amontonar o mal guardar.

ACUMULAR OBJETOS INNECESARIOS (3).jpg

 

¿CÓMO DECIDIR QUÉ GUARDAR?

Esta es la pregunta del millón: ¿ con qué me quedo y de qué me deshago?. A mí me ayudo pensar en esto: “Cuantas más cosas tenemos, más tiempo invertimos en las tareas que implican cada una“.

Antes no era consciente del tiempo que dedicaba a cada cosa que poseo y la cantidad de acciones relacionadas con cada una de ellas. Limpiar, arreglar, lavar, encontrar, guardar, etcétera.

3.jpg

Puede que esto os de la respuesta al decidir de que deshaceros:

¿Merece la pena invertir mi tiempo y esfuerzo en este objeto?. Dependerá de la respuesta que nos demos el guardarlo o desecharlo. A priori parece sencillo, pero no lo es tanto cuando el objeto tiene valor sentimental.

 

¿CÓMO ROMPER CON EL APEGO A LAS COSAS?

Entender porque llenamos nuestra casa de cosas, es entender que forma parte de nuestro carácter. Es algo cultural que nos lleva a crear un fuerte lazo con las cosas que nos rodean, es un hábito que tenemos interiorizado. El por qué lo hacemos tiene que ver con las necesidades de compra que nos creamos y con la posibilidad de que lo guardado nos sea útil más adelante a nosotros, o a alguien de nuestro entorno.

El hecho de acumular objetos forma parte de nuestra idiosincrasia, incluso cosas que están rotas almacenadas para ver si pueden ser arregladas. Somos del pensamiento de que nunca sabes cuando te puede hacer falta. Si a esto le unimos el fuerte apego que generamos hacía las cosas, se nos hacen difícil dejar de guardar, de acumular.

Deberíamos rodearnos de cosas que nos son útiles o nos gustan, pero la realidad es otra. Cuando te pones a organizar tu casa te das cuenta del número de cosas que guardas y la cantidad de objetos que no usas. Solemos relegar a sitios no visibles, todo aquello que dejamos de usar, sin plantearnos que siguen ocupando espacio. Complicándonos la posibilidad de tener la casa organizada.

Los espacios de nuestro hogar no son para atiborrarlos de cosas, sino para habitarlos, para disfrutarlos.

Guardamos cosas sin control, sin plantearnos tirar nada, hasta que el espacio se empieza a llenar. Entonces comienzan nuestros problemas para mantener las cosas en orden. Cuando lo analizas te sorprende comprobar cuánto espacio y tiempo perdemos con esas cosas inútiles.

Deshacernos de lo que no usamos puede ser terapéutico, liberador, como descolgarse una mochila que llevamos cargada a nuestras espaldas que no nos deja avanzar.

 

¿CON QUÉ PERIORICIDAD LO HAGO?

No hay una norma escrita ni una manera concreta ni un momento determinado para hacerlo. Solo sugerencias como: Si vas a comprar algo deshazte antes de otra cosa o establecerse fechas fijas para eliminar.

Debes marcarlo tú, según lo que te haga sentir más cómoda: Ya sea 2 veces al año coincidiendo con una limpieza general, 1 vez al mes porque te parece más llevadero o cada vez que lo veas necesario. Hacerlo con frecuencia te hará más fácil el proceso de eliminación, cada vez se te hará más sencillo y menos traumático.

Yo no tengo fechas fijas que coincidan con ningún momento, prefiero ser flexible y tomar la decisión en el momento que creo oportuno.

 

¿CÓMO LO HAGO?

Después de hacerte preguntas del tipo: ¿ Podría vivir sin esto? ¿Le podría servir a alguien ?, ¿Desde cuando no uso esto?, ¿ De verdad, me gusta ?, ¿Lo sigo necesitando?, ¿Lo voy a utilizar?, ¿ Tienen algún valor para mí?. Cuando le hayas dado respuesta a cada cosa sabrás que hacer con ella: tirar, donar o guardar.

En cuanto a los objetos con gran valor sentimental, guarda solo unos pocos. Dedica una pequeña caja a ese primer pijama de tu hijo, a su primer dibujo, a ese lápiz de labio que te regaló tu abuela. En las cosas no están los sentimientos, los sentimientos están en el corazón.

Deshacernos de las cosas que llevan vinculados recuerdos no significa olvidarlos.

ACUMULAR OBJETOS INNECESARIOS (1)

 

¿ CUÁNTAS COSAS DEBEMOS TENER?

Esto es un dilema, quién o qué limita la cantidad de lo que debemos tener de cada cosa. Quizás debería ser el sentido común y la limitación de espacio la que nos de la respuesta. No soy amiga de reglas estrictas ni rígidas en estas cuestiones de almacenamiento u organización, pero si creo que debemos aplicar una lógica razonable., como limitar a un número de cosas por categoría.

Puedes seguir dinámicas como éstas:

La del 7-3: Haz grupos de siete cosas similares, de ellos escoge 3. El resto dónalo, véndelo, regálalo o sin está en malas condiciones, tíralo.

La técnica de las marcas de colores: Es un buen complemento para la anterior que nos ayudará a clasificar las cosas. Utiliza post it de 3 colores: amarillo, verde y rosa, por ejemplo. Pega el color según las condiciones del objeto y las dudas que te genere para deshacerte de él.

  • Amarillo para lo estropeado, pero con posibilidad de arreglo.(Dudas a medias)
  • Verde para lo que tiene valor sentimental.( Muchas dudas)
  • Rosa para lo que no te aporta nada y encima no te gusta. ( Pocas o ninguna duda)

 

PIÉNSALO BIEN

Después de meterme en el proceso de reorganización de mi casa, de zambullirme en la fase crítica de la eliminación. Me pienso mucho el comprar algo y si me lo planteo me pregunto primero dónde lo colocaré o si lo necesito de verdad. Si no soy capaz de darme una respuesta no lo compro.

Piensa que la vida es demasiado corta para que nos la pasemos ordenando.

ACUMULAR OBJETOS INNECESARIOS (2)

 

Y tú, ¿Cómo te enfrentas a esta tarea?. Gracias por leerme y disfruta de un bonito día. Cristina

Sígueme en Pinterest, en Twitter, en Facebook, en Instagram.

Únete a nosotros, únete a el club del orden.

Suscríbete al blog para estar al corriente de todo lo que publico.

Artículos relacionados :

https://congafasdecolor.com/2016/11/16/cuando-hacer-una-limpieza-de-armario/

https://congafasdecolor.com/2017/02/24/5-razones-por-las-que-eliminar-prendas-de-tu-armario-te-hara-sentir-mejor/

 

Anuncios

2 Replies to “¿Por qué resulta difícil deshacernos de lo que no nos sirve?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s